Cómo usar tu banco a los pies de la cama
cama, Decoración, Recibidor, Salón

7 maneras de cómo usar tu banco: no te sientes, ¡inventa!

Lo sé. Un banco es aquello que sirve para sentarse.. Pero, ¿y si te digo que sirve para mucho más? Hoy te enseño cómo usar tu banco y te propongo que no veas los muebles como te han enseñado siempre. Busca, improvisa e inventa nuevas maneras de usarlos y que te sean útiles.

El otro día realizando fotos de los nuevos productos en casa de mi amiga Laura me preguntó: «Y ese banco, ¿para qué lo usarías?». En el momento se me ocurrieron 3 maneras diferentes para aprovechar la maravillosa pieza de madera, y parecía que a Laura le convencía. Pero por si aún no te lo había dicho, soy muy competitiva, y me tomé unos minutos (como reto personal) para darle todavía más opciones y usos. ¡Y me vino la inspiración! Así que aprovecho para compartirlos también contigo y descubras todas sus posibilidades! ¿Quieres conocerlos? ¡Vamos allá!

1. Te dará la bienvenida

Si tu recibidor no es demasiado grande, es tu solución perfecta. Tienes multitud de medidas, ocupa poco espacio y es una pieza muy ligera. Te ayudará a descalzarte nada más llegar a casa. Y con una pequeña cesta o complemento, ya tienes tu sitio para dejar las llaves. Añádele algún cojín, jarrón con flores o cuadro que te identifique para hacer tu recibidor más personal.

cómo usar tu banco en un recibidor

2. Multiplica tu espacio en el comedor

Si eres de familia numerosa, constantemente tienes la casa con invitados o si simplemente lo que necesitas es crear una mayor sensación de amplitud en tu zona de comedor, agradecerás este consejo. Combina tu banco con unas sillas bonitas al otro lado de la mesa y crearás un ambiente informal, ameno y divertido para reunirte con los tuyos. Sacarás mucho más partido del espacio disponible y además podrás cambiarlo de sitio cuando termine tu velada si es que ese no era el suyo.

cómo usar tu banco en el comedor

3. Un bonito centro de mesa

Esta solución es ideal para ti si no quieres ocupar demasiado espacio con una mesa de centro grande y desproporcionada. Un banco es más estrecho y ligero, y también te aportará ese soporte para dejar tus revistas o libros del momento, esa taza de té o café, o incluso los mandos de la tele dentro de una cesta para tenerlos siempre a mano y ordenados.

4. A los pies de tu cama

Un banco le irá como anillo al dedo a tu dormitorio porqué tiene un fondo reducido y es perfecto para decorar el pie de la cama ya que apenas ocupa espacio. Además, si tu elección es de materiales naturales como la madera, la cuerda o el ratán, le dará un toque muy personal al ambiente con un look auténtico y natural.

Cómo usar tu banco a los pies de la cama

5. Decora el respaldo de tu sofá

Cuando tus espacios son abiertos es un acierto poner el sofá como pieza central que a la vez nos hace de separador entre el salón y el comedor. Pero muchas veces esta pieza dista mucho de ser atractiva por la espalda, así que colocar un banco es funcional y decorativo por partes iguales. Si tu sofá cuenta con un respaldo bajo, podrás usar tu banco como un mueble auxiliar para tu lámpara o incluso dejar los mandos. Pero si por el contrario hablamos de un respaldo más alto, intenta colocar complementos más altos como grandes jarrones o incluso algún cuadro para ganar altura visual y que no se vea desproporcionado.

cómo usar tu banco detrás del sofá

6. Entre plantas y flores

Ya sea en tu terraza, balcón o por qué no, dedícate un rincón de lectura en tu salón. Agrupa un conjunto de plantas de diferentes tamaños y juega con las diferentes alturas. Algunas en el suelo y otras más pequeñas acompañadas de cestas encima del banco. Ganarás dinamismo y frondosidad creando un espacio natural en casa.

cómo usar tu banco con plantas

7. Un auxiliar en el baño

Si los metros de tu baño lo permiten, un banco te aportará soportes extras a diario. Coloca en una bonita cesta tu colonia favorita, tu neceser de maquillaje y un peine: todo a mano para que no tengas que estar buscándolo cada mañana. Además, te sobrará espacio para dejar tu toalla y la ropa que te vas a poner ese día después de tu ducha mañanera.
Y si eres de las que se ducha antes de irse a la cama para relajarse, te aconsejo dejar tus cremas y lociones en la cesta para que no se te olvide ponértela antes del pijama.

Y hasta aquí la teoría de cómo usar tu banco en diferentes ambientes, y ahora llega lo bueno, que escojas tu propio uso. Si te ha gustado el post y quieres leer más sobre nuestros productos, truquitos e inspiraciones para usarlos de la mejor manera, únete a mi News Club apuntándote a mi lista de correo y te enviaré un mail cada vez que haya novedades e inspiraciones en Aramara. Además, recibidirás consejos de decoración para que tu hogar te haga sentir feliz, cómoda, relajada y llena de energía positiva.

NEWS CLUB

¿Te apuntas? Recibirás sólo información importante, descuentos, ideas de decoración y un regalo de bienvenida:

¡10% DE DTO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *